1 de febrero de 2016

Spotify







Spotify es una aplicación empleada para la reproducción de música sin necesidad de descargarla. Se ha convertido en la plataforma musical del momento, con más de 10 millones de canciones en su base de datos y 75 millones de usuarios activos. Esta herramienta es sencilla y fácil, tienes que descargarla y registrarte como usuario. Posteriormente, el usuario puede escuchar canciones buscándolas en el índice por artistas, álbumes o listas de reproducción creadas por otros usuarios. También, puede hacer sus propias listas, llamadas playlists, sólo tiene que poner un título y añadir sus canciones favoritas. 

Ejemplo de una playlist
Spotify ofrece 4 servicios distintos; Open y Free son gratuitos y contienen publicidad. Se diferencian entre ambos porque la versión Free se accede por invitación, mientras que la Open está abierta a todo el mundo, pero sólo permite disfrutar de 20 horas al mes de música. Ambos no permiten reproducir cada tema un máximo de cinco veces. Unlimited y Premium son servicios de pago, con cuotas cada mes, y permiten escuchar música sin límite, ni publicidad.
Además, Spotify puede integrarse con otras redes sociales como Facebook, es decir, el usuario puede mostrar lo que está escuchando en su muro, pero también puede ver lo que los otros contactos están escuchando.

El potencial didáctico de esta herramienta en el aula de ELE sirve para desarrollar y trabajar distintas destrezas, aunque predomina la comprensión auditiva. La música es un instrumento que impulsa la motivación, por lo tanto, los alumnos se implican más, y comparten con el resto de compañeros. También fomenta la parte lúdica en las clases, pueden crear sus propias playlists y compartirlas en la red con el resto de usuarios. A través de la música, los alumnos pueden cantar las canciones y practicar la pronunciación, mediante la aplicación de Musixmatch
  
Ejemplo de una canción con Musixmatch

Además del desarrollo lúdico en el aula, con Spotify se puede fomentar la creatividad y la libertad de los alumnos. Por ejemplo, a través de la selección de distintas canciones pueden crear una historia ficticia. Considero que es una aplicación de fácil acceso, divertida, y me parece interesante integrar en el aula de ELE la música durante el proceso de aprendizaje. 

2 comentarios:

  1. ¡Hola, Cristina! Al igual que tú, creo que la música puede ser una buena manera de aprender un idioma extranjero. De hecho, a mí me fue muy útil escuchar y cantar canciones para aprender inglés. Para esto, Spotify es la mejor herramienta, ya que, como tú comentas, los alumnos estarán más motivados y podrán crear y compartir su playlists con los compañeros. Muy buena herramienta que yo no duraría en llevar al aula :D

    ResponderEliminar
  2. No había pensado en Spotify como herramienta y me parece genial, sobre todo por la posibilidad de compartir las listas de canciones con otros compañeros. :)

    ResponderEliminar